jueves, 24 de mayo de 2012

En el barco equivocado



Dios no es protagonista de equivocaciones, nos confundimos para salvaguardar nuestra conveniencia, le echamos la culpa a las "supuestas equivocaciones" para justificar nuestro abordo en el barco aquivocado.

Nos resulta muy complicado seguir los planes de Dios porque preferimos tomar una ruta más tranquila y con menos riesgos, decisiones menos complejas nos hacen al otro lado de nuestro proposito; porque es màs facil seguir lo que vemos que caminar por fe, es menos desgastante tomar lo primero que tenemos al frente. ¿Para que complicarnos? Nos encanta espiritualizar todo !Fuera la religión !, y seÑalamos el camino de Dios como una ruta llena de excesos!

Y partió Jonas, enojado porque no estaba de acuerdo, ¿porque se habia ensañado Dios en enviarlo a Ninive? Cuestionaba, ¡èl estaba Muy cómodo! Y ahora tenia que ir a intentar salvar a unos rebeldes, ¡eso no tiene sentido!, ¡A mi no me parece! Y tal vez pensó como a veces nos sucede a muchos..." Dios està equivocado" eso no tiene que ver nada conmigo, mejor me monto a este barco.

Jonas 1:1-3 "1:1 La palabra del Señor se dirigió a Jonás, hijo de Amitai, en estos términos:
1:2 "Parte ahora mismo para Nínive, la gran ciudad, y clama contra ella, porque su maldad ha llegado hasta mí".1:3 Pero Jonás partió para huir a Tarsis, lejos de la presencia del Señor. Bajó a Jope y encontró allí un barco que zarpaba hacia Tarsis; pagó su pasaje y se embarcó para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia del Señor".


Tan obstinado estaba Jonás que PAGÒ su pasaje y huyò en aquel barco, talvez a hacer lo que el creia le convenia más, pero tuvo que sufrir las consecuencias de su equivocada decisión, cuando el capitàn de la nave supo que huìa de la presencia de Dios (Jonas 1:10), le echaron al mar para calmar su furia porque el mar se habia embravecido.


Tal vez igual que el mar tu situación hoy estè un poco removida por subirte a un barco aquivocado, la entrada en el despropòsito se vislumbra cuando sufrimos detrimentos en areas de nuestra vida en la consecución de "nuestros objetivos", lo podemos ver reflejado en areas como en la economia, la salud, la familia etc, cuando sentimos que hemos "pagado mucho" por haber tomado dichas decisiones.

El sindrome de Jonas consiste en "cuestionar a Dios" y Creer que "Dios te da opciones", muy apesar de que nuestro padre es grande en misericordia, èl nos presenta un tiquete gratuito a un barco llamado propòsito, diferente es cuando tomamos nuestra vida por nuestra cuenta, nada es gratuito, en ocasiones nos corresponde perder muchas cosas en el afan de seguir la vida a nuestra manera "nos correponde pagar un precio", y aunque creemos que la gratuidad de este tiquete implica muchas entradas y salidas, subidas y bajadas, Dios le ha puesto un sello irrevocable que ni el mismo intenta cancelar, aunque tengamos la posibilidad de subirnos a otro barco DIOS NO DA OPCIONES, la misma vida se encargará de echarte al mar y aùn en el vientre de un pez donde probablmente saldrás sucio y vomitado tienes la oportunidad de retomar el camino que Dios eligió para ti.

Si te sientes atrapado en el vientre del pez bien sea llamado (adulterio, alcoholismo, drogadicción,prostitución) cualquiera que sea el nombre del problema que te impide tomar el camino de Dios, recuerda que Dios te acepta en el estado que te encuentres, y està dispuesto a retomar su plan contigo.


Paola Johana Martìnez ortìz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada